¿Cómo podar las plantas de marihuana? - Trucos y técnicas - Semillalandia

¿Cómo podar las plantas de marihuana? - Trucos y técnicas

el: martes, enero 24, 2017
¿Cómo podar las plantas de marihuana? Las plantas de marihuana que están correctamente podadas tienen más salud y producen cosechas de mayor...

¿Por qué es necesaria la poda?

Si quieres sacarle el máximo partido a tus cultivos tendrás que aprender a podar tus plantas. Gracias a ello podrás limitar la altura o forzar la ramificación de las mismas, para así maximizar la luz recibida o mejorar la circulación del aire. El objetivo es que la poda tenga un impacto mínimo sobre la planta y su tiempo de recuperación sea muy rápido.

Consejos para la poda de marihuana

Elige instrumentos afilados como cúteres o tijeras de poda y antes de usarlos desinféctalos adecuadamente con alcohol, ya que de esta forma evitamos que surjan infecciones. Los cortes han de ser precisos y para que la herida cicatrice antes se pueden emplear productos como la cera de abeja.

¿Cuándo es el mejor momento para comenzar la poda?

La respuesta a esta pregunta depende directamente del tipo de poda que tengamos en mente, ya que algunas de ellas se realizan durante las fases de crecimiento y otras durante la floración. De todas formas, como consejo general no comiences la poda hasta que las plantas tengan al menos cuatro o cinco nudos.

Principales tipos de poda de marihuana

Poda de bajos

Se usa para aumentar la productividad, tanto en cantidad como en el peso de los cogollos gracias a la mejor circulación del aire en la parte inferior de la planta. Este tipo de podas es habitual sobre todo en cultivos de interior en macetas, concentrando los cogollos en la zona superior que es la que recibe mayor cantidad de lúmenes.

¿Cuándo se usa?

En la última semana de la etapa de crecimiento, para dar tiempo a la planta a recuperarse antes de entrar en floración.

Poda apical

Se trata de una de las técnicas más comunes y sirve para controlar la altura de la planta y hacer que crezca con varias ramificaciones. Es perfecta para cultivos de exterior en los que no queremos llamar demasiado la atención y también en interior, para igualar las plantas y que de esta forma reciban la misma luz.

Para ello, cortamos la punta superior de la planta, deteniendo su crecimiento y propiciando que las ramas que están justo debajo sean las que lleguen más alto. El resultado son plantas más anchas y con dos o más cabezas principales.

¿Cuándo se usa?

Hay que tener en cuenta el tipo de semilla, pero la poda apical combinada con la poda baja una semana antes de la floración suele dar unos resultados increíbles.

Poda FIM

Parecida a la poda apical, consiste en una incisión en la parte superior de la planta sin llegar a cortar todo el tallo, dejando aproximadamente una cuarta parte del mismo. Esta poda no detiene por completo el desarrollo del brote principal y provoca que del mismo surjan varias ramificaciones, consiguiendo entre dos y cinco cabezas principales. Como curiosidad, esta técnica se descubrió por error debido a una deficiente poda apical y de ahí su nombre en inglés: FIM (Fuck I missed).

¿Cuándo se usa?

Al igual que la poda apical, justo antes de acabar la fase de crecimiento.

Súper Cropping

Aunque no se trata de una poda en sí, el Súper Cropping también te puede ayudar a mejorar la producción de tus cosechas. Esta técnica consiste en pellizcar levemente el tallo de la planta con los dedos, ejerciendo presión hasta que notes que las fibras se rompen. Una vez hecho esto y sin soltarlo, tendrás que doblar la rama hacia fuera uno 90º.

Con esto conseguimos que se produzca un callo en la herida que retrasará el crecimiento y engordará el tallo, aumentando el número de cogollos en dicha rama. Y la doblamos hacia fuera para que así reciba la mayor cantidad de luz posible.

¿Cuándo se usa?

Se recomienda hacer el Súper Cropping cuando la floración no está muy avanzada. Esta técnica es muy usada en todo tipo de plantas autoflorecientes, ya que el doblado causa menos estrés que la poda y permite una rápida recuperación.

Poda RIB

Y por último, vamos a hablar de la poda RIB (Righ I Burn), que al igual que en el caso anterior no requiere que se hagan cortes en la planta. Se trata de un método delicado y algo complicado de llevar a cabo, solo recomendable para cultivadores expertos.

Consiste en quemar los pistilos superiores de los cogollos, lo que provoca un efecto de hipertrofia que multiplica la división celular de los mismos. En otras palabras, tus plantas tendrán cogollos de mayor tamaño y tu producción será mayor.

¿Cuándo se usa?

El mejor momento es cuando los cogollos adquieren su forma final y el proceso de engordado y madurado es inminente.

Comentarios

Deje su comentario