Consejos para regar la marihuana en macetas

el: miércoles, enero 18, 2017
Uno de los elementos más importantes para lograr una alta productividad en las cosechas de nuestras semillas de marihuana en macetas de interior,...

La calidad del agua

Antes de nada, tienes que asegurarte de que el agua que usas para regar es de calidad. Como consejo general, es mejor dejar que el agua del grifo repose durante todo el día para que así se evapore el cloro. Y también tienes que controlar la temperatura, que no esté ni muy fría ni muy caliente, en torno a los 20º.

La electroconductividad o EC debe situarse entre 0,1 y 0,4, aunque se admiten variaciones dependiendo del clima. Por ejemplo, en la zona del levante español el agua del grifo puede tener un valor de EC de hasta 1,5, por lo que es necesario rebajarlo con agua de osmosis. De lo contrario, las plantas no absorberán correctamente los nutrientes, se producirán depósitos de sales y se correrá riesgo de sobrefertilización.

Y por último, tenemos que hablar del nivel de pH del agua, que dependiendo del tipo de cosecha y fertilizantes que empleemos, debe estar en torno a 6. Hay que vigilar especialmente los parámetros por encima de 6.8 y por debajo de 5.5, que impedirán que la planta crezca de forma correcta.

El momento de regar

Buena parte del éxito de una cosecha de marihuana reside en saber el momento adecuado para regar las plantas. Si quieres ir sobre seguro te aconsejamos que peses la maceta para ver el nivel de agua que le queda. Esto puede sonar al principio algo complicado pero con el tiempo sabrás con exactitud la sequedad del sustrato.

Cuanto más grandes sean las macetas, más capacidad tendrán para aguantar la humedad y por tanto será necesario regalas con menos frecuencia. Las condiciones climatológicas también deben tenerse en cuenta, así como el propio estado de las plantas.

Considerando todo esto y para que te hagas una idea general, una planta en etapa de floración dentro de una maceta de 5 litros necesitará aproximadamente un litro y medio de agua, una maceta de 7 litros requerirá 2, una maceta de 11 litros 3 y así sucesivamente. Son solo cifras orientativas, ya que cada zona de cultivo tiene unas condiciones ambientales distintas que aumentarán o disminuirán la cantidad de agua para el riego.

Cómo regar la marihuana

Los primeros días

El tipo de riego varía dependiendo de la madurez de la cosecha. En este sentido, durante los primeros días las raíces apenas están desarrolladas y la planta absorbe el agua a través de sus hojas. Es necesario mantener una humedad cercana al 80%, que favorece la condensación y que se puede conseguir sin problemas en un invernadero. De esta forma, las dos primeras semanas solo tendremos que pulverizar el sustrato con agua para mantenerlo oxigenado.

Crecimiento

Transcurrido un tiempo nuestras plantas crecerán y con ellas también lo harán sus necesidades de riego. Lo mejor es hacerlo en abundancia pero pausadamente, con ayuda de una regadera que simule el efecto de la lluvia y no compacte la tierra. Y en el lado contrario, lo peor que puedes hacer es regar frecuentemente y con poca cantidad de agua, ya que los breves estados de sequía son esenciales para el correcto desarrollo de las raíces.

Floración

Cuando avanza el periodo de floración la planta deja de requerir tanta agua, por lo que sin variar la frecuencia debemos disminuir la cantidad empleada. En este punto también es buena idea hacer un lavado de raíces, algo que es de inestimable ayuda para quitar los restos de fertilizantes que pudieran quedar. En caso contrario, nuestra marihuana podría adquirir sabores y olores no deseados.

Y tu, como has regado tu planta hasta ahora? Tienes dudas? Déjalas en nuestros comentarios

Comentarios

Deje su comentario